¿Desaparecen los inspectores sanitarios?

Las colmenas a movilizar ya no requieren inspección. El SENASA brindó su parecer, y los ISA opinaron al respecto. 

Entró en vigencia un nuevo sistema para el traslado de colmenas, en el cual ya no se requiere la inspección sanitaria de los lotes a movilizar por parte de un Inspector Sanitario Apícola acreditado por el SENASA.

Esta situación originó, en principio, un importante malestar entre los Inspectores y varias dudas al respecto. En consecuencia desde el SENASA emitieron un comunicado para intentar aclarar el panorama. El mismo señala:

De ninguna manera se prescinde de los Inspectores. Desde su creación, esta figura técnica se puso en funcionamiento para el asesoramiento sanitario de productores e inspecciones sanitarias en el marco de acciones oficiales. La dinámica del movimiento de colmenas y la Resolución 535/02, avocaron al ISA a trabajar principalmente en la inspección de colmenas previo al traslado. Pero no es esa la esencia del ISA ni tampoco su función exclusiva. Hay zonas del país donde se está avanzando en la organización e implementación de planes sanitarios, y es ahí donde los ISA son un eslabón clave trabajando regionalmente en la formulación, coordinación y en las inspecciones inherentes a estos planes. Muchos ISA, además de inspeccionar colmenas, mantienen una estrecha relación con productores que les solicitan colaboración en los trámites de inscripción, gestión de Documentos de Tránsito, etc. Esperamos que se mantenga y se fortalezca este vínculo que resulta beneficioso en todos los aspectos.

El proyecto de norma que está a punto de suscribirse en el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA), a partir del cual se actualiza, reordena y adecúa la legislación apícola nacional vinculada con la sanidad de las colmenas, contempla la figura del Inspector Sanitario Apícola y mantiene vigente el proceso de acreditación, reforzando sus facultades en la inspección de colmenas y asesoramiento a los productores.

Otra preocupación común de algunos apicultores de las regiones receptoras, se relaciona con la sanidad de las colmenas que se instalan en las cercanías de sus apiarios. Esta intranquilidad tiene, al menos, dos componentes interesantes a considerar:
1. En primer lugar podríamos reflexionar respecto a quién le garantiza al apicultor trashumante que las colmenas cercanas fijas no enfermarán a las suyas. Todas las medidas sanitarias de restricción recayeron siempre sobre los productores trashumantes, cuando todavía nos resta mucho trabajo en relación a la organización e inspección de colmenas fijas a nivel regional.
2. En segundo lugar, la decisión de suspender las inspecciones obligatorias previas al traslado se toma también por la situación sanitaria general de las colmenas que se movilizan. De acuerdo a los estudios regionales ejecutados por Senasa, las colmenas trashumantes muestran un estatus sanitario muchas veces superior al de las colmenas fijas. El Senasa continuará realizando estudios para garantizar que esta situación se mantenga en el tiempo. Además, creemos que se está produciendo un favorable cambio en la responsabilidad de los productores trashumantes que, actualmente, se preocupan por seleccionar el material que van a trasladar, asegurando la productividad que tiene el mismo en el lugar de destino, evitando mayores costos y pérdidas innecesarias.

http://www.apicultura.entupc.com/