¿Qué ha impulsado el aumento de las tarifas de polinización de los últimos 20 años?

Un nuevo estudio de la Universidad Estatal de Carolina del Norte muestra que los precios de la miel, los ácaros invasores y el costo del combustible son factores claves.

"Este es el primer análisis exhaustivo del mercado de la polinización en América del Norte, y quisimos entender mejor las fuerzas económicas que afectan las tarifas de polinización", dice Walter Thurman, un economista agrario y de recursos en

NC State y coautor de un artículo que describe el estudio. Las tarifas de polinización son los costos que cobra un apicultor para proporcionar una única colmena de alrededor de 30.000 abejas mientras que un cultivo determinado está floreciendo.
El documento, "El mercado de la polinización con abejas de miel", se publicó en la edición más reciente de la revista American Journal of Agricultural Economics. Fue coescrito por Randal Rucker de

Montana State University y Michael Burgett de Oregon State University.
El uso de abejas para la polinización es esencial para los cultivos en los Estados Unidos. Las tarifas de polinización han aumentado de manera lenta pero constante durante los últimos 20 años.

Algunos cultivos, como el trébol y los arándanos, al ser polinizados mediante el uso de colmenas, ayudan a las abejas a aumentar sus reservas de miel. Son los llamados "cultivos melíferos". Otros, denominados "cultivos no melíferos", tales como manzanas y peras, por lo general no facilitan la producción de miel de manera significativa para las abejas. Los almendros, son una clase especial. Durante la polinización, los productores de almendra colocan tantas colmenas en los huertos que las abejas no producen miel y tienen que ser alimentadas por los apicultores.

En 1990, las tarifas reales de polinización (en dólares de 2009) para los cultivos melíferos fue poco menos de 20 dólares, mientras que los honorarios para los cultivos no melíferos, fue 40 dólares. Para el año 2009, las tarifas aumentaron a cerca de 35 dólares para los cultivos melíferos y alrededor de 70 dólares para los no melíferos. Para el caso de la polinización de almendros se observó un aumento significativamente mayor, aumentando de unos 50 dólares en 1993 a alrededor de 150 dólares en 2009.

Los investigadores encontraron que, tal vez como era de esperar, los apicultores cobraban tarifas más bajas por la polinización de cultivos melíferos puesto que la miel producida podía ser comercializada con posterioridad.

Menos evidente es la relación entre las tarifas de polinización y el precio de la miel. Los investigadores encontraron que cuando el precio de la miel aumenta, las tarifas de polinización también lo hacen. Esto se debe a que los apicultores son más propensos a centrarse en las áreas geográficas y los cultivos que favorezcan la producción de miel, en lugar de viajar a las áreas que necesitan la polinización de cultivos, si pueden hacer más dinero vendiendo miel.

Otro de los factores responsables del aumento de las tarifas es la llegada y propagación del ácaro Varroa. Este parásito no nativo de EE.UU, se encontró por primera vez a finales de 1980. Desde entonces se han propagado a través de EE.UU. y el costo asociado a su control ha hecho subir las tarifas en aproximadamente 6 dólares.

Las tarifas de polinización de almendros están en una categoría aparte. Esto se debe a que anualmente, a principios de febrero, aproximadamente dos tercios de los polinizadores comerciales en el país convergen en huertos de almendros en el sur de California. Después de este proceso, estos apicultores y sus colmenas deben regresar a sus hogares, algunos tan lejanos como Carolina del Norte. Como resultado, los costos de transporte afectan las tarifas de polinización de los almendros lo que se relaciona de manera directa con el costo del combustible diesel.

Fuente (versión original): Api News Octubre 2012