California: Preocupante escasez de abejas para polinizar huertos de almendros

De acuerdo a lo indicado por Eric Mussen, apicultor del Centro de Extensión de Departamento de Entomología de la Universidad de California en Davis, esta temporada, los productores de almendras podrían no tener suficientes abejas para polinizar sus huertos. Esta situación sería atribuible a las pérdidas producidas en invierno y a la existencia de colmenas despobladas.
"Necesitamos 1,6 millones de colmenas para polinizar 800 mil acres (323 mil há) de cultivos y California tiene sólo alrededor de 500 mil colmenas que pueden ser utilizados para ese propósito", dijo. "Tenemos que traer un millón más de colmenas, pero debido a las pérdidas de invierno, puede que no tengamos suficientes abejas".
Según indicó, el año pasado no fue un buen año para la producción de miel en EE.UU. y podría ser uno de los peores años de la producción de miel en la historia de la nación. Por lo general, cuando escasea el néctar, también lo hace el polen y las abejas necesitan ambos. Por lo tanto, el 2012 fue un mal año para la nutrición de las abejas.
Aún no se sabe cuántas abejas se pierden durante el invierno, incluso muchas colonias podrían no superarlo.
En otras palabras, un menor número de colonias estarán disponibles para los productores de almendras y las colonias que están disponibles no van a tener gran número de abejas. Los productores de almendra, por lo general requieren de al menos ocho cuadros (o bastidores) de abejas por colmena, pero este año si se tiene suerte se podrían conseguir seis. Eso es un tercio menos de abejas por colmena para polinizar los huertos.
A pesar de lo anterior, Mussen indica que al final todo puede salir bien. Hay que tener en cuenta que las abejas polinizan las almendras en base a una estructura comunitaria, lo que significa que las colonias fuertes van a compensar las débiles.
Sumado a lo anterior, si el clima presenta tramos de temperaturas cálidas que produzcan una floración pareja, esto ayudaría a la polinización cruzada más que períodos con fluctuaciones de temperatura.
Aunque los productores de almendras están pagando mucho dinero por servicios de polinización (US$150 por colmena en promedio), esto no garantiza un proceso exitoso. Si las temperaturas son muy bajas, la fertilización no puede ocurrir ya que los tubos polínicos no crecen lo suficiente como para alcanzar la base de la flor y llegar al óvulo. Por otro lado, si el clima es muy caliente y seco, se seca el tejido exterior, lo que disminuye el éxito del proceso.
La floración del almendro es relativamente corta (dos semanas aproximadamente). Dependiendo del lugar, se extiende desde principios de febrero hasta inicios de marzo. Lo anterior permite a los apicultores polinizar más de un huerto durante la temporada.
Fuente: American Bee Journal, febrero 2013