EE.UU.: Apicultores de Washington almacenan colmenas en frío

Impulsados por la particular idea de un apicultor de guardar sus colmenas en frío, un equipo de la Universidad Estatal de Washington decidió realizar mediciones para determinar si esta novedosa iniciativa se podría convertir en un gran descubrimiento.
Si alguien iba a encontrar una manera de evitar el colapso de sus colmenas de abejas, probablemente sería Eric Olson."Él es un apasionado por las abejas", dijo el profesor de la Universidad del Estado de Washington, Steven Sheppard, mientras observaba a Olson manejar una grúa horquilla.
Olson está apilando sus miles de colmenas en una instalación de almacenamiento en frío en el condado de Yakima, WA. La última vez que hizo esto, al abrirlas en primavera, encontró las abejas más sanas que jamás haya visto.
Olson, cuyas abejas polinizan cultivos a lo largo de toda la costa oeste, podría haber encontrado una forma de evitar el colapso de la población de abejas que azota al mundo. Al menos eso es lo que el profesor Sheppard tiene la intención de averiguar. Sheppard y su equipo están en Yakima para estudiar los niveles de CO
2 y otros gases que se acumulan en la cámara de frío donde se encuentran las colmenas.
Debido a que en estas cámaras se almacena fruta fresca, la instalación cuenta con sistemas para monitorear dióxido de carbono (CO
2). Olson observó el año pasado que los niveles de CO2 aumentaron durante el período en que las colmenas estuvieron almacenadas. Al principio, pensó que había arruinado su negocio. Pero después de abrir las puertas y rejillas de ventilación para reducir el CO2, algo sucedió. Abrió las colmenas y encontró que las abejas estaban robustas y listas para trabajar.
El equipo de la Universidad Estatal de Washington cree que estas condiciones de almacenamiento pueden imitar lo que ocurría antiguamente en las colmenas naturales, cuando éstas se formaban en cuevas, en el interior de peñascos y árboles huecos, en cuanto a lo que acumulación de gases se refiere. El equipo instalará sus propios equipos para monitorear las colmenas. Se registrarán los datos mientras las abejas llegan a un estado de hibernación similar al de los osos mientras se encuentran almacenadas en frío.
Si esta vez salen tan saludables como lo hicieron los dos últimos años, sabrán si la pasión de Olson por salvar sus abejas puede haber llevado a un importante descubrimiento.