Los apicultores buscan colmenas ilegales para que se sumen a la marca de calidad

 

«La miel es oro». Con este premisa, el presidente de la Asociación de Apicultores del Bierzo, Antonio López Cobo, abordó el objetivo de conseguir una marca de calidad para la comarca y, con este fin en mente, los más de 400 miembros de la asociación han comenzado a recorrer el Bierzo para detectar las colmenas ilegales que se reparten a lo largo y ancho del territorio. En la mente, conseguir ese sello y mantener la salud de las abejas que forman parte de colmenas legales y cuidadas.

«Si son ilegales no podemos hacer nada, sólo informar para que comprendan que es mejor tener los colmenares controlados. El registro no cuesta mucho y con él tienes un seguro y un veterinario para las enfermedades», concretó López Cobo, quien recordó que actualmente en el Bierzo se cosecha un millón de kilos legales, pero que es imposible calcular el número de colmenas que están sin registrar. Aún así, se estima que la producción podría llegar a triplicarse.

Los apicultores limpian y cuidan las colmenas, «pero el problema es que una abeja puede llegar a recorrer hasta seis o siete kilómetros y llegar a una colmena que no esté sana, regresar y contaminarla». La marca de calidad permitirá tener «controlada la miel» y gozar del sello que avala el buen hacer de los apicultores y de la singularidad de la miel de la comarca del Bierzo.

Un mercado seguro

«Vamos lentos pero seguros», explicó Antonio López Cobo, quien remarcó que están luchando por conseguir esa marca de calidad «cuanto antes» y que avanza al ritmo de la burocracia y de los análisis que tienen que realizar los técnicos hasta conseguir el marchamo.

Actualmente, la miel a granel se vende a unos tres euros y en botes a una media de entre cinco y seis euros. La asociación berciana cuenta con 400 socios y, aunque algunos tienen la apicultura como hobby, otros «viven muy bien sólo de sus colmenas». Por este motivo, los miembros de la asociación han puesto su empeño en detectar a las explotaciones ilegales con el objetivo de mantener «ese mercado fijo y legal, porque la miel se vende bien». Para ello, los apicultores cuidan a sus animales y a sus colmenas con medicamentos naturales que también pondrán al alcance de todos aquellos que apuesten por legalizar su explotación.

Cuatrocientos empleos

Ponferrada acogió ayer la fiesta de los apicultores leoneses, que participaron en una intensa jornada con charlas y conferencias de expertos veterinarios y apicultores reconocidos a nivel nacional. Durante el encuentro, también se abordó la creación de un colmenar experimental que se desarrollará en Priaranza del Bierzo y que podrá generar más de 400 puestos de trabajo. Antonio López Cobo precisó que se instalarán unos 150 colmenares, cada uno de los cuales tendrá asignado un apicultor. En la recogida, se aumentará la plantilla con hasta cuatro o cinco ayudantes. «Son puestos reales, no tienen nada de ficticios», dijo el presidente de los apicultores del Bierzo, antes de explicar que en el colmenar se investigará sobre las enfermedades que afectan a las abejas y que en muchos lugares están consiguiendo casi esquilmarlas.

http://www.noticiasapicolas.com.ar/